Servir como sacerdote dando a conocer a Jesucristo a todas las personas
Ha desempeñado un rol clave a la hora de acoger a quienes se han acercado a Dios, han vuelto a la práctica religiosa o han descubierto su vocación para seguir a Dios.

De sonrisa fácil y trato amable, oídos que escuchan con atención y paciencia a todos quienes llegan hasta su oficina o al oratorio de Humanidades para pedirle un consejo. Se trata del sacerdote de la Prelatura del Opus Dei, Sebastián Urruticoechea, abogado de la Universidad de Chile y Doctor en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma), quien desde 2012 es el Capellán General de la Universidad de los Andes.

La Capellanía Universitaria tiene como objetivo prestar servicios espirituales a la comunidad. Para poder servir a las necesidades específicas de cada facultad, escuela o instituto, cada carrera tiene asignado un capellán quien, junto a profesores, administrativos y alumnos, planifica actividades sociales y formativas.

En su labor al interior de la Universidad, ha sido testigo de cómo muchas personas se han acercado a Dios, han vuelto a practicar la fe o han descubierto una vocación de entrega a Dios en medio del mundo, al sacerdocio y a la vida religiosa. Facilitar el encuentro con Jesucristo, así se podría resumir su misión. Como parte de su labor pastoral, ha impulsado iniciativas de carácter social que permitan vivir la caridad cristiana, como las primeras versiones de los Trabajos TRIP (Tres Ramas Integradas en la Persona) y Voces en La Pintana. Además de las clases de Teología que imparte, publica con periodicidad videos por el Instagram de Capellanía, como un modo de acompañar a los jóvenes también en las redes sociales.